Feb 28 17

Que vivan mamá y bebé

por Amor Seguro, A.C.

Contrasta la forma en la que muchas personas dicen defender a la familia pero por otro lado estarían muy de acuerdo en que las mujeres decidan matar a sus bebés.

Las amenazas a la vida cobran inusitadas formas, desde la petición del aborto en algunas agencias de la ONU bajo el disfraz de los derechos sexuales y reproductivos; pasando por la influencia de países poderosos de Europa en donde activistas del aborto dicen ser muy empáticos con las mujeres de países en vías de desarrollo; hasta apoyando y abriendo clínicas de la trasnacional del aborto más grande conocida como Planned Parenthood quién aprovechó el pasado domingo en la ceremonia de los Oscares para que algunas  “luminarias” portaran pines con su logotipo como apoyo para luego iniciar una campaña en redes sociales.

Por otro lado se insta a los gobiernos desde los Tribunales de Justicia a que los congresos cambien sus leyes para armonizarlas con los nuevos criterios de la corte que le dan mayor privilegio al “derecho a decidir” de las mujeres que a -respetar la vida- que es el principal y primer derecho humano por excelencia, y no contentos con todas estas embestidas, resulta que nos enteramos que el velero holandés Adelaide con matricula W-28420 de la ONG Woman on Waves, pretendía en Guatemala burlas las leyes para poder practicar abortos a bordo en aguas internacionales, enviando un yate a la costa para subirlas al velero.

Vemos un interés descomunal en quienes promueven estos asesinatos disfrazados de “derechos” cuando mucha gente sabemos que los delitos no pueden serlo y en última instancia aunque en algunos países lo hayan legalizado no existe el derecho a matar, sabiendo que no todo lo legal es ético.

Aunque hay malas noticias hay otras que dan esperanza, una de ellas es que a Planned Parenthood  le han sido retirados los millonarios recursos de gobierno; en Uruguay una jueza ha reconocido al padre el derecho de tener a su hijo aún cuando la mujer lo quería abortar pues le fue suspendido el aborto solicitado;  en Guatemala el barco del aborto fue retirado de aguas territoriales y los grupos provida alrededor del mundo cada día se visibilizan más y trabajan coordinados y mejor organizados.

Desde hace algunos años se han implementado en 11 países leyes para que se habiliten cuneros en dónde de forma anónima las mujeres que no desean ser madres puedan depositar a sus bebés para que el Estado inicie trámites de adopción, a la fecha y solo en Estados Unidos se han salvado más de 3,000 bebés, en Mexicali,desde 2011 se aprobó dicha ley pero a la fecha no han instalado los cuneros, aunque siguen los promotores luchando por ello.

En Paraguay se ha presentado una iniciativa de ley para que los bebes muertos en el seno materno puedan ser inscritos en el registro civil con nombre y apellido y recibir sepultura sin importar peso o edad gestacional.

En otros países se han frenado iniciativas y reformas que piden legalizar el delito .

Se puede decir que en los últimos años se han logrado grandes cosas en materia de defensa de la vida del no nacido.

Y como para estas batallas se precisa, como el refrán reza “a Dios rogando y con el mazo dando” hoy inicia la gran campaña mundial -40 días por la vida- en la que numerosos grupos se han organizado para realizar vigilias de oración con el fin de acabar con el aborto.

40 días, hace alusión a las 40 semanas de gestación en el vientre materno, también alude a que para la Iglesia Católica el número 40 tiene gran significado, sin embargo a esta campaña se han sumado personas que profesan otra religión y que se unen con un mismo fin.

Si quisieras participar en alguna de las acciones propuestas, entra a la página de Facebook 40 Dias por la Vida y localiza tu ciudad o bien suma tus oraciones desde dónde estés a esta causa.

El aborto es el principio de otros problemas, quienes defendemos la vida, creemos que las mujeres merecen mucho más que la alternativa del asesinato, sabemos desde “el mazo dando”  con instituciones como VIFAC, AME y Mater Filius que dándoles la mano, pueden vivir los dos: la mamá y su bebé.

Ivette Laviada

Feb 15 17

Tienen ojos y no ven, oídos y no oyen.

por Amor Seguro, A.C.

Evangelio según San Marcos 8,14-21.

Los discípulos se habían olvidado de llevar pan y no tenían más que un pan en la barca.
Jesús les hacía esta recomendación: “Estén atentos, cuídense de la levadura de los fariseos y de la levadura de Herodes”.
Ellos discutían entre sí, porque no habían traído pan.
Jesús se dio cuenta y les dijo: “¿A qué viene esa discusión porque no tienen pan? ¿Todavía no comprenden ni entienden? Ustedes tienen la mente enceguecida. Tienen ojos y no ven, oídos y no oyen. ¿No recuerdan cuántas canastas llenas de sobras recogieron, cuando repartí cinco panes entre cinco mil personas?”. Ellos le respondieron: “Doce”. ”Y cuando repartí siete panes entre cuatro mil personas, ¿cuántas canastas llenas de trozos recogieron?”. Ellos le respondieron: “Siete”. Entonces Jesús les dijo: “¿Todavía no comprenden?”.

Comentario del Evangelio por :
San Juan de la Cruz (1542-1591), carmelita descalzo, doctor de la Iglesia
Subida del Monte Carmelo, II, 3

«¿Todavía no veis? ¿No acabáis de entender?

La fe dicen los teólogos que es un hábito del alma cierto y oscuro. Y la razón de ser hábito oscuro es porque hace creer verdades reveladas por el mismo Dios, las cuales son sobre toda luz natural y exceden todo humano entendimiento sin alguna proporción. De aquí es que, para el alma, esta excesiva luz que se le da de fe le es oscura tiniebla, porque lo más priva (y vence) lo menos, así como la luz del sol priva otras cualesquieras luces, de manera que no parezcan luces cuando ella luce, y vence nuestra potencia visiva, de manera que antes la ciega y priva de la vista que se le da, por cuanto su luz es muy desproporcionada y excesiva a la potencia visiva. Así, la luz de la fe, por su grande exceso, oprime y vence la del entendimiento…

Por otro ejemplo… Si a uno que nació ciego, el cual nunca vio color alguno, le estuviesen diciendo cómo es el color blanco o el amarillo, aunque más le dijesen, no entendería más así que así, porque nunca vio los tales colores ni sus semejanzas, para poder juzgar de ellos; solamente se le quedaría el nombre de ellos, porque aquello púdolo percibir con el oído; mas la forma y figura no, porque nunca la vio…. De esta manera es la fe para con el alma, que nos dice cosas que nunca vimos ni entendimos en sí ni en sus semejanzas, pues no la tienen. Y así, de ella no tenemos luz de ciencia natural, pues a ningún sentido es proporcionado lo que nos dice; pero sabémoslo por el oído, creyendo lo que nos enseña, sujetando y cegando nuestra luz natural. Porque, como dice San Pablo (Rm. 10, 17 ), «fides ex auditu», como si dijera: la fe no es ciencia que entra por ningún sentido, sino sólo es consentimiento del alma de lo que entra por el oído… Luego claro está que la fe es noche oscura para el alma, y de esta manera la da luz; y cuanto más la oscurece más luz la da de sí, porque cegando la (da) luz, según este dicho de Isaías (7,9).

Fuente:  EDD

Me encanta como San Juan de la Cruz se maravilla de la luz. La luz de la fe – que le permite ver y que sobrepasa lo que la luz de la vela, el entendimiento que le iluminaba para escribir le da… Él vivía lleno de la luz de Dios, de la Luz del Espíritu Santo que le permitía comprender la grandeza de la verdad escrita en Dios y toda su creación.

Cómo debemos de dejarnos amar para que como niños nos dejemos sorprender por Su luz que ilumina nuestras tinieblas.

Este Evangelio me llena de respuestas el corazón – porque una y otra vez – repito que el dolor más grande que llevo en el corazón, es ser testigo de quienes no ven y no escuchan… por la dureza en el corazón, provocada por las heridas que impiden que la gracia toque, sane, limpie, ilumine y permita descubrirse amados por el Amor mismo que en espera de un sí desde la libertad…

Dios entra y abre las ventanas de la luz de la verdad, las voces de esperanza que Dios da a todos sus hijos… sólo basta dejarse mirar, así en nuestra miseria y pequeñez para mirarescuchar para despertar y responder a la palabra que quiere ser voz para anunciar que nuestra único anhelo es dejarnos amar por el amado Esposo de nuestra alma: Cristo.

Que el Espíritu Santo nos enseñe a dejarnos amar… para comprender que Cristo es abundancia… y hace nuevas todas las cosas.

Flor de María

Ene 1 17

Ser capaces de responder… a las gracias recibidas.

por Amor Seguro, A.C.

Solemnidad de Santa María, Madre de Dios

Hoy la liturgia nos canta de un modo tan especial que no puedo dejar de escribirte para agradecer contigo todas las gracias recibidas ofreciéndolas en oración, pidiendo ser capaces de responder como lo hicieron María, José y los pastores.

Hombres y mujeres, adultos y jóvenes hemos tenido la alegría de desenvolver el inmenso regalo que San Juan Pablo II nos ha dejado en sus catequesis sobre el amor humano un poderoso detonante para el corazón, un verdadero pentecostés.

Que el Señor haga brillar su rostro sobre ti y te muestre su gracia.

Números 6, 25

¡Cuantos nos hemos maravillado en Chichén Itzá, Roma, Monterrey, Colombia, Ethos, Medjugorje – de la luz que ha iluminado nuestra fe, razón y corazón!. Tengo la alegría de ser testigo en comunión con mis queridos compañeros de misión de abundantes gracias en corazones de barro sedientos de respuestas, de verdad!.

Dios envió a su Hijo, nacido de una mujer y sujeto a la Ley, para redimir a los que estaban sometidos a la Ley y hacernos hijos adoptivos. Y la prueba de que ustedes son hijos, es que Dios infundió en nuestros corazones el Espíritu de su Hijo, que clama a Dios llamándolo” ¡Abba!, es decir, ¡Padre!. Así, ya no eres más esclavo, sino hijo, y por lo tanto, heredero por la gracia de Dios.

Gálatas 4, 4

Hacernos hijos adoptivos viviendo desde la ley del amor, el ethos en el corazón.

¡Qué poderoso es el Espíritu Santo en nuestra vida si le dejamos actuar, si le permitimos ser a El todo en nosotros!.

Te comparto lo que me enseñó una mujer llena del Espíritu Santo: “El Espíritu Santo es como el agua de tamarindo, si no se le mueve, se asienta la fruta y el agua pierde su sabor. Al ser bautizados le recibimos – pero si no le permitimos ser en nosotros dejamos de despertar a sus dones – y dejamos de ser plenamente fecundos, dejamos de dar fruto.

María conservaba estas cosas y las meditaba en su corazón. Y los pastores volvieron, alabando y glorificando a Dios por todo lo que habían visto y oído.

Lucas 2, 19

María, hermosa María, ¡cuánto guardas en tu corazón!. Enséñanos a vivir desde el silencio, desde la intimidad de quien vive en ti.

Seamos valientes como los pastores, para que desde nuestra vida ordinaria podamos alabar y glorificar a Dios en lo pequeño y ordinario de todos los días… que podamos vivir nutriéndonos desde el tesoro que nos fue anunciado y hemos encontrado.

Allí donde creció el pecado, más desbordante fue la gracia.

Romanos 5, 20

La gracia que nos regaló San Juan Pablo II es más grande que el pecado que destruye la identidad de la persona, del saberse amados hijos de Dios.

Hoy que comienza un año, te pregunto: ¿cómo respondes ante una gracia así?, muchos nos preguntan: ¿qué puedo hacer para conocer más, aprender más, hacer vida éste tesoro que he descubierto?.

Puedo intentar responderte:

¡Busca a Cristo, conócele conociendo a su Esposa la Iglesia, nutre tus ojos, tus oídos, tu corazón de la verdad y el amor que Él te da en su Cuerpo, en los sacramentos, en el Evangelio – en tanto que se ha escrito y que custodia la Iglesia!.

¡Ábrete al encuentro, a la comunión con el otro – de uno en uno – desde esa mirada que derrite el alma, de esa escucha que consuela, desde esas palabras que te son dadas para darte y ser don para los demás.

¡Busca a un consagrado o consagrada que sea tu padre o madre espiritual… no podemos caminar solos – porque no es bueno que el hombre esté solo!.

Y súmate a nuestra comunidad orante porque sólo desde la comunión podemos caminar juntos en oración al encuentro con el Amor.

Gracias por creer, amar y esperar – por un sí, que sé cambió tu vida – ahora depende de ti, de lo que hagas para que el fuego no se apague, y brille la luz que necesita encenderse para iluminar al mundo.

Estás escrito para siempre en mi corazón y te llevo siempre – con volumen o en silencio en oración.

¡Dame Señor entrañas como María!.

Ago 2 16

Comer en familia

por Amor Seguro, A.C.

Quien conoce a nuestra familia lo sabe, disfrutamos muchísimo comer en familia, invitar a los amigos. La comida es parte del centro de nuestra vida diaria. Me fascina cocinar – y que los sabores inviten a volver a sentarse en nuestra mesa. Desde niña mi mamá me enseñó a bendecir la mesa como lo hacían mis abuelos catalanes que al rezar… se bendice literalmente la mesa.

Mi mamá me envió éste artículo publicado por Zenit por correo y no puedo dejar de escribir lo que mi abuela me decía:

“Hoy en día se necesita de psicólogos y psiquiatras porque no se come en familia, no se viven las sobremesas y las personas ya no van a los confesionarios”.

Si quieren formar hijos seguros, libres de todo mal, educados y valiosos, vuelvan a comer en familia

Comer, como tantas otras necesidades de nuestro cuerpo, se puede satisfacer de varias maneras: a solas, como mera necesidad fisiológica; socialmente, ajustándose a las normas de la urbanidad; finalmente, en familia, como cristianos, como conviene a hijos de Dios que saben y confiesan que el Padre del cielo es quien nos da el pan nuestro de cada día.

Comer es una necesidad de nuestro organismo. La auténtica tradición judeocristiana le encontrará a la necesidad orgánica de comer una forma que satisface los tres niveles: el orgánico, el social y el cristiano: comer en familia.

Es casi un sacramento, vale decir, una forma de hacer presente a Jesús resucitado en medio de nosotros. Comer en familia, al menos una vez al día, eleva esa necesidad material de comer a un acto social y cristiano; se convierte en una sinfonía de arpegios y melodías prácticamente celestiales.

Comer en familia: no se trata ya de un acto privado y egoísta de engullir rápidamente alimentos como quien en contados minutos llena el tanque de su automóvil, sino de poner en artística ejecución a la orquesta más humana y divina que haya creado Dios: la familia.

El comedor era y debería volver a serlo, el lugar más importante de la casa. El centro del hogar, que recoge bajo un mismo techo y alimenta con un mismo pan a los miembros todos de una familia.

La vida moderna, con sus distancias entre oficina, colegio y hogar; sus múltiples faenas y ruidos, su caótica escala de intereses, acaba con el comedor, con la comida en familia y, lamentablemente, va acabando hasta con la familia.

Cada hogar, si quiere volver a ser tal, deberá imponerse el deber de sentarse todos los días a la mesa, por lo menos, una vez al día y, ciertamente, en fin de semana. Todos sentados al tiempo, sin afanes, radio, televisión ni computadora prendidos, sin partidos de fútbol, prensa ni revista que distraigan la atención ni el ritmo de la vida en familia. Todos sentados a la mesa aprendiendo cultura y urbanidad, oyendo las tradiciones familiares, y oyéndose mutuamente lo que cada uno hace, sufre y goza.

Allí, sentados a la mesa, se deben hacer las deliberaciones y tomar las grandes y pequeñas decisiones de familia. Así, los hijos aprenden a deliberar y decidir, y a caer en la cuenta de que son importantes en la familia.

La vida en familia da seguridad a los hijos, los aparta de los vicios y las malas compañías, les ayuda a despejar sus dudas religiosas y morales, les compensa las fatigas del día. Recuerden como fuimos educados los que ya peinamos canas. Comimos juntos y crecimos juntos. Al calor de los “viejos” bebimos tradiciones, cultura y amor.

Comimos y oramos juntos antes de lanzarnos a la vida, como hombres, a cumplir la misión que nos asignó el Señor. Jamás se nos ocurrió la fuga hacia el licor, la droga, la calle o la perdición. El hogar, el dulce hogar, nos educó y nos defendió.

Padres de familia: si quieren formar hijas e hijos seguros, libres de todo mal, educados y valiosos, vuelvan a comer en familia.

https://es.zenit.org/articles/comer-en-familia/

Jun 6 16

La inmadurez sentimental del hombre

por Amor Seguro, A.C.

Enrique Rojas / Abc.es

Tengo la alegría de conocer a Enrique Rojas, excelente persona, gran ser humano… además de reconocido psiquiatra. Les comparto estoq ue me parece un tema muy puntual en éstos días.

La vida consiste en un aprendizaje continuo. Una de las piedras angulares de la educación es tener conciencia de las propias limitaciones. La cultura abarca muchos campos, que se abren en abanico en distintos terrenos. Vengo observando desde hace un cierto tiempo un fenómeno que me llama poderosamente la atención: la falta de madurez afectiva en hombres jóvenes, que van de los veintitantos años largos en adelante, que no saben gestionar de forma sana el mundo de las emociones.

La educación sentimental es una pieza clave de la cultura. Difícilmente una persona podrá alcanzar un adecuado desarrollo psicológico si no sabe educar y enfocar de forma sana los sentimientos. Vivimos en una época de intensa incultura afectiva en el hombre (que no en la mujer), que se manifiesta de modos muy diversos: infidelidad de muchas parejas, consumo de sucedáneos sentimentaloides, amores ficticios, relaciones frágiles que se rompen y se recomponen y se vuelven a romper, rupturas traumáticas, amores eólicos y mucho desamor en nuestro entorno.

Los sentimientos son una base importante de nuestra existencia. Nuestra primera aproximación a la realidad es afectiva: esto no me gusta, aquello no me cae bien, me dio mala impresión… son frases que decimos en el lenguaje coloquial. Tengo que hacer la siguiente afirmación antes de seguir adelante: la mujer sabe mucho más de la afectividad que el hombre, conoce ese campo, lo cultiva y lo sabe expresar de forma más clara y eficaz. El hombre está en otros temas (la actualidad política y/o económica, su trabajo profesional, lo deportivo y un largo etcétera), de tal manera que se ha ido produciendo en los últimos años una marcada socialización de la inmadurez sentimental del hombre, que es casi un escándalo en la falda de este siglo XXI, hombres que solo quieren pasar el rato con una mujer, divertirse, pero que huyen ante cualquier cosa que huela a compromiso.

El mapa del mundo sentimental produce choques y enfrentamientos frecuentes. Unos son plácidos, otros producen temor e incertidumbre, otros gratifican con su presencia. No es una materia de corte matemático, sino que tiene profundas raíces psicológicas y presenta una amplia gradación de tonos y colores. El objetivo de la educación sentimental es lograr un buen equilibrio entre corazón y cabeza, entre lo afectivo y lo racional. En el siglo XVIII, la Ilustración produjo la entronización de los instrumentos de la razón. En el siglo XIX, con el Romanticismo, se dio la exaltación de las pasiones y de la emotividad. A lo largo del siglo XX, el mundo racional y el afectivo estuvieron a la gresca y solo al final del mismo se intentaron aunar ambas constelaciones. Es lo que Goleman llamó la inteligencia emocional, conjugar de forma armónica ambos ingredientes.

En la novela Climas, André Maurois describe a su protagonista, Phillipe de Marcenant, como un joven sensible, observador, que se enamora perdidamente de Odile, una jovencita de belleza etérea, desdibujada, huidiza, y de psicología frágil. Phillipe idealiza en exceso a esa muchacha y cuando viene la realidad del día a día, bastante más prosaica, aparecen las desavenencias, los momentos malos, la falta de diálogo, los silencios prolongados, la lista de reproches… Es un claro ejemplo de analfabetismo afectivo. Para vivir en pareja y que eso funcione hay que tener una preparación psicológica adecuada y conocer cómo funciona la convivencia, y sus principales reglas.

Las manifestaciones de esta incultura quiero clasificarlas en los siguientes apartados:

1º. Miedo o pánico al compromiso. Muchos jóvenes de hoy salen, entran, se relacionan, pero cuando se plantea que todo eso aterrice en un compromiso sólido reaccionan con miedo, ansiedad, gran desasosiego… o pánico o temor enorme a que eso no funcione, y salen huyendo. Solo quien es libre es capaz de comprometerse.

2º. Esa inmadurez afectiva se puede asociar con un buen nivel profesional. Se trata, por tanto, solo de un bajo nivel de conocimiento y manejo de ese campo. Se trata de buenos profesionales, médicos, ingenieros, arquitectos, abogados o gente con profesiones no universitarias que se desenvuelve bien en esas tareas, pero que paradójicamente sabe muy poco de la afectividad. Les cuesta amar, querer en el sentido de entregarse, y tratan de aplazar cualquier vínculo o unión. Pasarlo bien, pero sin otras miras.

3º. Va apareciendo de forma gradual una cierta incapacidad para expresar sentimientos. Los sentimientos aparecen mediante el lenguaje verbal (las palabras), el lenguaje no verbal (los gestos), el subliminal (que se cuela entre los dos anteriores), el epistolar (escribir pequeñas notas de amor… esto ya es para nota) y en los lenguajes modernos de las redes sociales. Esas dificultades para dar cuenta de lo que uno siente se llama hoy alximitia (palabra latina que procede de la: partícula negativa; lexos: lenguaje; y timia: afectividad): no saber o no poder expresar afecto. Eso a la larga es una limitación psicológica bastante seria.

4º. Este tipo de hombre se centra casi exclusivamente en el trabajo. Se va produciendo en él una hipertrofia profesional, que a menudo se desliza hacia la adicción al trabajo: no tener tiempo más que para trabajar. Trabajar y ganar dinero, esos son los dos objetivos. Por ese derrotero, esta persona utiliza lo emocional como divertimento, pasar el rato, un entretenimiento sin más… como una exploración de sí mismo como telón de fondo.

5º. Siguiendo este curso de ideas, esa persona se encamina hacia una mezcla de egoísmo y egolatría. Pensar solo en sí mismo y tener una idolatría de suyo. Solo se centra en progresar profesionalmente, adquirir una adecuada aposición económica y disfrutar y pasarlo bien. Todo se queda ahí. Se han evaporado los valores humanos y la palabra amor se diluye en encuentros sexuales puntuales, pasajeros, donde esa persona se busca a sí misma una y otra vez. Es la magia de lo efímero. Todo se torna intrascendente. No hay cabida para un amor auténtico. Es el monumento al individualismo.

Todo ligero, sin calorías. Es la vuelta del hombre light con otros ropajes. El hedonismo y la permisividad se sitúan en primer plano: el placer y todo vale. Ese joven que describo se mueve en esas coordenadas. Y de ahí se desprenden, desgajados, el consumismo y el relativismo. Un ser humano de poco valor, que termina cayendo sin darse cuenta en un gran vacío interior: sin moral, sin valores, es la ética indolora. Es la absolutización de lo relativo.

La persona verdadera necesita un amor auténtico: ese debe ser uno de los grandes argumentos de la existencia, incluso en los tiempos livianos en los que nos ha tocado vivir.

Enrique Rojas, catedrático de Psiquiatría.

Jun 4 16

Sagrado Corazón de Jesús… un corazón traspasado

por Amor Seguro, A.C.
Escrito por  Leopoldo Sayegh LC

El Sagrado Corazón de nuestro Señor es un corazón traspasado.Nosotros solemos pedirle que nos dé un corazón semejante al Suyo. ¿Qué implica esta petición? ¿Sabemos lo que estamos pidiendo?

Hay una conocida analogía entre tener un corazón de piedra y tener un corazón de carne. Un corazón de piedra es un corazón que no siente, un corazón duro y frío, un corazón indiferente¡No hay nada más lejano al Corazón del Señor! Un corazón de carne quiere decir un corazón vivo, un corazón que late y siente, un corazón que quiere y por eso puede llegar a amar. Sobre todo esto último. Pero el Corazón de Jesús no es solamente un corazón de carne. En ese sentido la imagen se queda corta. No es que sea poca cosa, pero basta tener algo de compasión y comprensión, de piedad y empatía para tener un corazón de carne.

El Sagrado Corazón va más allá. Entonces, ¿qué es lo que pedimos? Pedimos un corazón traspasado. El simple hecho de decirlo impone respeto y reverencia. Estar traspasado es estar herido con una herida muy profunda. Tan profunda que pasa de lado a lado. Una herida así le hace sumamente vulnerable pues está abierta por dentro y por fuera. El corazón de piedra es frío e insensible, el corazón de carne siente y quiere, el corazón herido se compadece con misericordia y ama. Al contemplar este corazón descubrimos:

1. Un corazón abierto. La herida del corazón traspasado es una herida que no cicatriza. Es una llaga abierta como una puerta incluso después de su Resurrección. Dejar una puerta abierta es invitar a entrar. El Sagrado Corazón está siempre abierto porque quiere dejar entrar. ¿Dejar entrar a quién? Dejar entrar al amado. Dejarle pasar tal y como es. Sin ninguna condición. Sin ninguna restricción. El misterio de su herida es estar abierta y no poder cerrarse. Si pudiera cerrarse, el amado podría temer encontrarla cerrada en alguna ocasión. Pero no cierra, porque de ella mana incesantemente sangre y agua. Agua que purifica y sana. Sangre que fecunda y da vida. ¡Manantial perenne de Misericordia! La Misericordia es la primera clave de lectura para entender este corazón.

2. Un corazón sensible. Se trata de un corazón que llora al ver al prójimo llorar, se duele ante el dolor del otro y goza con su alegría. Es un corazón compasivo. Es un corazón que lograr penetrar lo más profundo de los sentimientos y los afectos del otro. Sólo ama el que conoce. Por eso su corazón sensible. El Sagrado Corazón quiere conocer a fondo nuestros corazones. De ahí que se alegre y sufra con nosotros. Su deseo es penetrar lo más íntimo de nuestra intimidad y desde allí amarnos dándose a nosotros. ¡Fuente inagotable de Amor! He aquí la segunda clave para entender el Sagrado Corazón: el Corazón de Cristo es un corazón amante.

Amor y Misericordia. En el fondo se trata de lo mismo. Amor misericordioso que es Misericordia amorosa. Si un corazón de carne puede amar, un corazón traspasado no puede no amar. ¡Amor desde la Misericordia! La Misericordia que nace de la herida abierta hace tan sensible al Sagrado Corazón que le lleva a no dejar de amar. Es el profundo don de un corazón traspasado.

¿Pedir un corazón semejante al Suyo? Difícil petición. No puede pedirse sino con el corazón en la mano… así como el Suyo. Corazón que se ofrece por misericordia en el amor para amar más. Corazón que no teme la lanza, sino que la invita a acercarse.

¡Jesús, Señor mío, dame un corazón semejante al Tuyo!

http://lcblog.catholic.net/un-corazon-semejante-al-tuyo-don-de-amor-y-misericordia/#.V1Lu3ek0pUR
Mar 4 16

Sí a la vida – el acto conyugal, el abrazo esponsal, ser una sola carne

por Amor Seguro, A.C.

¿Cómo puedo decirle mirándole a los ojos la verdad?,

¿Cómo puedo responderle “esas preguntas que rebotan en su corazón” y qué no sé cómo ponerle palabras?,

¿Cómo puedo saber qué decirle ante todo lo que puede ver y escuchar?,

¿Cuándo debo hacerlo…?

¿Hasta dónde debo explicarle?

Estas y muchas otras… son las preguntas de mamás que quieren saber cómo responder a LA VERDAD que sus hijos necesitan saber sobre:

¿Cómo es el acto que originó su existencia?

¿Cómo explicar con palabras lo que no puede ser expresado porque es vivido en la intimidad?

¿Cómo le hablo a mi hija/o del acto conyugal, del abrazo esponsal?

¿Cómo se lo digo?

Vamos por partes:

1. Más vale que tu llegues con amor y verdad un año antes que otro con morbo y confusión un minuto después, sé su mamá, sé su papá y asume la responsabilidad que tienes de decírselo tu – de que tu hijo o hija escuche lo que quien mejor le conoce puede decirle…

2. Maravíllate de lo que puedes decirle desde el corazón – porque nadie ama y desea el bien para tu hijo más que tu.

3. No utilices dibujos, imágenes o libros… déjale imaginar lo que su capacidad le permite, no violentes nunca su pureza, su inocencia.

4. Provoca que pregunte qué desea saber, escucha para saber qué tanto sabe o ha escuchado… Cada hijo es único, distinto y tu mejor que nadie sabes cómo llegarle al curioso, al que no le interesa saber, al que le da pena, al que ya ha escuchado y visto más de lo que tu quisieras… Ve a su ritmo… no quieras hablarlo todo en un día… educar para el amor, es acompañarles a vivirlo, descubrirlo todos los días.

5. Prepara el momento, hazlo especial, provoca un ambiente que deje huella provocando confianza, paz, libertad, tranquilidad y emoción poco a poco ve abriendo el corazón al momento más importante de su vida, el origen de su existencia, el acto que Dios pensó para que El mismo haciéndose presente de un modo que no podemos siquiera imaginar ni expresar - dar vida, crear una persona única, irrepetible, extraordinaria y llamarla de la nada a la existencia…

6. Lo más importante – Sella en su corazón que TODO es dado, pensado, creado, ordenado por DIOS, su AMOR y deseo de amar dando vida. Reverencia la pureza del corazón de tu hija… de tu hijo.

7. Por favor no utilices el lenguaje biológico, fisiológico – que divide a la persona en partes… deja muy claro que así hablan los doctores, somos personas cuerpo y alma, capaces de amar y expresar el amor que sentimos, conocemos, deseamos, elegimos y queremos… No es lo mismo decir matriz que aparato reproductor femenino, bebe que feto, la trompa de falopio – le suena a la del elefante…

NO PERMITAS que el mundo corrompa a tus hijos con la educación sexual – vacía de amor, el cómo entiende tu hijo o hija la grandeza de la diferencia sexual, marca el cómo entiende la familia, el matrimonio, su identidad y llamado a amar.

Puedes decirlo utilizando tus palabras, tu experiencia… – sólo tú puedes decirle cómo fue el acto originario de su vida – porque ustedes lo vivieron.

La experiencia que he vivido con cada uno de mis hijos ha sido distinta, única y muy especial – lo que he dicho es esto:

“Hoy quiero mirarte a los ojos y decirte lo que desde el primer día que te tuvimos en nuestros brazos he deseado decirte… Dios te pensó desde toda la eternidad para nosotros y es increíble que seas tu quien exista gracias a un sí…

¿Sabes cual es el más importante?

El sí de Dios que te creó.

Otro sí cuando papá me pidió ser su novia, y otro Sí… el más importante que hemos dicho papá y yo:

El sí que dijimos en el altar el día de que nos casamos.

Dios pensó que el hombre y la mujer colaboraran, co-crearan con El dando vida… Todo un Dios, que hizo el universo y todo lo que existe invita – porque El es genial - al hombre y a la mujer a dar vida con El… nos ama tanto que quiere que seamos parte de una historia de amor impresionante… la historia de su familia… ¡Somos sus hijos y como buen Padre quiere compartirlo todo con nosotros!

Tu ya sabes cómo naciste – lo hablamos, ¿te acuerdas?… Pero lo que no hemos platicado es ¿cómo comenzaste a vivir dentro de mamá?.

Existe un abrazo muy especial – que el Papa Juan Pablo II lo llama abrazo esponsal – el abrazo de los esposos, es el acto más sagrado y hermoso que puede vivirse en el matrimonio, porque en el ellos están llamados a expresar tanto amor, libertad, alegría, cariño… entrega… que Dios y el cielo entero se hace presente y les bendice – se alegra y goza con ellos. Es un momento en donde el cuerpo expresa la verdad de quienes desean amarse para siempre… ¿Te acuerdas que yo siempre te he dicho que tu cuerpo es un regalo muy especial, que debes cuidarlo porque es el templo del Espíritu Santo?… El abrazo esponsal es el momento en donde entregamos el regalo que somos a quien nos ha elegido para amarnos siempre, en las buenas y en las malas, enfermos o sanas, contentos o enojados… para siempre!!!!

Un regalo se desenvuelve, se abre para descubrirse… y lo mismo hacen los esposos, se desnudan – desnudando sus cuerpos y su corazón… para amarse tanto, tanto… que siendo una sola carne – descubren el amor para el que fueron creados, un amor que crece, aumenta, madura, está vivo y desea amarse más y más… y si Dios así lo quiere, crear una vida nueva, una persona… ¡WOWWWW!, transformar a los esposos en lo más increíble que puede sucederles:

Ser papás, ser tus papás… Su vida no sería la misma sin ti…

Dios diseñó el cuerpo del hombre distinto al de la mujer, ella no se entiende sin el y el sin ella. La persona humana es hombre o mujer, nos complementamos y necesitamos. Cada uno fue pensado por Dios para dar vida… La vida es posible gracias al amor y para amarse se necesita uno que da y otro que recibe.

El hombre es quien da y la mujer recibe… cada uno lleva en su cuerpo “semillas capaces de dar vida”, el hombre millones cada día  y la mujer no más de 400 en toda su vida… ¿No crees que es increíble?… sólo Dios lo pudo haber pensado así.

¿Te acuerdas que ya platicamos de cómo te va preparando Dios para dar vida… y te recuerda desde la pubertad que custodies tu cuerpo porque confía en ti, y te acompaña a prepararte para que un día comience a formarse una vida dentro de ti?

Las dos “semillas” deben unirse en el día exacto en el tiempo perfecto para que exista una nueva vida… ¿Te das cuenta?  Tu eres el milagro, el fruto de esas dos semillas, de ese día exacto y ese tiempo perfecto… DIOS te creó a ti… y nos pidió a nosotros como esposos decir sí a tu vida… viviendo un abrazo esponsal… un acto que está llamado a expresar un pedacito de cielo en la tierra: MISTERIO.

El instante que originó su vida está escondido en el misterio de amor que es la trinidad.

El misterio de lo que dos viven al ser una sola carne, no tiene palabras para ser expresadodejemos el velo cubriendo lo que cada uno de nuestros hijos – con la gracia de Dios está llamado a descubrir en su momento, en su tiempo y con la persona que Dios pensó para ellos desde toda la eternidad…

Las palabras nunca serán suficientes… porque cada historia de amor se escribe desde el amor humano bajo la mirada, presencia y Gracia del amor divino”.

Flor de María

Ligas que complementan este escrito

El anuncio: Recuerda mujer, puedes dar vida
Custodiar la vida, reverenciar la vida
Abiertos a la vida, al amor… abiertos a Dios
La delicia del amor: Se cocina en el matrimonio


Feb 25 16

Voto de castidad. El espacio del amor

por Amor Seguro, A.C.

Los religiosos, por la profesión del consejo evangélico de castidad perfecta por el Reino de los cielos:

- se consagran total, definitiva y exclusivamente al único y supremo amor de Cristo;

- abrazan voluntariamente la obligación de observar perfecta continencia en el celibato y quedan firmemente comprometidos al ejercicio interior y exterior de la virtud de la castidad;

- manifiestan el amor esponsal de Cristo a su Iglesia y adquieren, en la paternidad espiritual, la plena disponibilidad afectiva y real al servicio del Reino, invitando a los hombres a la contemplación y esperanza de los bienes futuros.

El hombre está hecho para la mujer y la mujer para el hombre y “no está bien que el hombre esté solo…” (Gn 2,18). El hombre consagrado no queda exento de esta ley. Al profesar el voto de castidad él renuncia a la intimidad con una mujer y a la posibilidad de formar una familia con ella. En el lugar donde ella debería de estar -y donde a causa del voto no está- se abre un vacío. Se abre el Espacio del Amor.

El voto de castidad es una alianza entre Dios y el hombre o la mujer consagrada, que gira toda en torno al Espacio del Amor (cf. Dt 30,19-20). Cada uno se compromete a cumplir una parte del pacto. Dios, en primer lugar, se compromete a llenar ese espacio con toda plenitud. El consagrado, siguiendo la iniciativa de Dios, se compromete a atreverse a dejar vacío ese espacio para que Dios, y solo él, lo pueda llenar. A esta luz las palabras de Dios a Moisés cobran un significado particular: “Ahora, pues, si diereis oído a mi voz, y guardareis mi pacto, vosotros seréis mi especial tesoro” (Ex 19, 5).

El orden de estos compromisos es importante. La castidad plena sólo puede provenir de una moción de parte de Dios hacia el alma que le responde con un esfuerzo por abrirse completamente a él. Por esta razón, la primera dimensión del voto de castidad es la consagración total, definitiva y exclusiva al amor de Dios. Esto corresponde al momento en el que el consagrado constata que Dios se le acerca de modo particular con la propuesta y el compromiso de llenar el Espacio del Amor en su alma. Este movimiento originario está reflejado explícitamente “Respondiendo al llamado de Dios, las consagradas asumen de manera libre y por amor los consejos evangélicos de castidad, pobreza y obediencia”. Se desencadena entonces la respuesta del alma que se articula concretamente en una renuncia de todo aquello que pretenda llenar ese espacio en lugar de Dios. Se trata de abrir ese espacio y dejarlo abierto y defenderlo con constante vigilancia para que nada ni nadie se filtre dentro. Este momento corresponde al compromiso de “observar la perfecta continencia en el celibato” y de vivir “interior y exteriormente la virtud de la castidad”. Como se puede ver, todo este dinamismo está transido en cada parte –origen, desarrollo y resultado– por el clima del amor. Por ello, lo que en el lenguaje jurídico del texto constitucional se denomina “obligación” en realidad se trata de la fuerza irreprimible del amor, la misma fuerza que permite a Cristo asegurar sin sombra de duda que “si supieras el don de Dios y quién te lo pide, tú vendrías…” (Jn 4,10). Primero es el amor de Dios; luego es la renuncia. Si se da auténticamente el uno, lo otro se dará con certeza.

Una vez que se establece esta alianza y Dios comienza a llenar el Espacio del Amor, se producen dos efectos. Uno es la realización plena del consagrado, a quien Dios no deja que se convierta en un hombre apocado, parcial o infeliz. Es la experiencia del profeta Jeremías que, quizá con algo de aprensión le pregunta a Dios: “¿Serás tú para mí como un espejismo, aguas no verdaderas? Entonces Yahvé dijo así: Si te vuelves porque yo te haga volver, estarás en mi presencia.” (Jer 15,18-19). El segundo efecto es el testimonio o la fuerza apostólica que convierte al consagrado en manantial donde los hombres pueden replicar la experiencia que él mismo ha hecho. “El que beba del agua que yo le dé, no tendrá sed jamás, sino que el agua que yo le dé se convertirá en él en fuente de agua” (Jn 4,14). Como se puede ver en el texto de Juan, ambos efectos son en realidad como uno solo.

Profesar la castidad y vivirla en plenitud no es otra cosa que reservar sin medianías el Espacio del Amor para Cristo, que le prometió descanso al alma porque “mi yugo es suave y mi carga ligera” (Mt 11,30).

Alejandro Páez, LC – http://moodle.fa3gf.org/file.php/1/SemEsp/Febrero2016/HermanosDG_.pdf

Feb 22 16

Daughter – Youth, Jóvenes – ustedes son luz y esperanza

por Amor Seguro, A.C.

Queridos jóvenes… ésta canción YOUTH – duele.

Con éstas líneas quiero pedirles perdón – como adulto, por dejarles un mundo confuso, roto, impaciente y de emociones fugaces que no llenan el corazón. Como padres, no hemos respondido al llamado a serlo… porque nos hemos incapacitado para amar.

Perdón, queridos jóvenes.

Al escuchar esta canción busqué la letra para entender la profundidad de las palabras y lo que leo, me mueve a escribirte a ti y decirte:

SÍ EXISTE EL AMOR

SÍ EXISTE ESPERANZA

SÍ EXISTE LA MISERICORDIA

El Papa Francisco te dice a ti – lo que le dijo a los jóvenes en su visita a México hace unos días:

“No se puede vivir la esperanza, sentir el mañana, si primero uno no logra valorarse, si no logra sentir que su vida, sus manos, su historia vale la pena. Sentir eso que Alberto decía, que con mis manos, con mi corazón y con mi mente puedo construir esperanza. Si no siento eso, la esperanza no podrá entrar en mi corazón. La esperanza nace cuando se puede experimentar que no todo está perdido, y para eso es necesario el ejercicio de empezar «por casa», empezar por sí mismo. No todo está perdido. No estoy perdido, valgo, y valgo mucho. Les pido silencio ahora, cada uno se contesta en su corazón. ¿Es verdad que no todo está perdido, yo estoy perdido, yo valgo, valgo poco, valgo mucho?
La principal amenaza a la esperanza son los discursos que te desvalorizan, te van como chupando el valor y terminás como caído, como arrugado, con el corazón triste. Discursos que te hacen sentir de segunda, sino de cuarta. La principal amenaza a la esperanza es cuando sentís que no le importas a nadie o que estás dejado de lado. Esa es la gran dificultad para la esperanza, cuando en una familia, en una sociedad o en una escuela te hacen sentir que no les importas. Eso es duro, es doloroso, pero eso sucede, o no sucede. ¿Si o no, sucede? La principal amenaza a la esperanza es cuando sentís que da lo mismo que estés o que no estés. Eso mata, eso nos aniquila y es puerta de ingreso a tanto dolor. La principal amenaza a la esperanza es hacerte creer que empiezas a ser valioso cuando te disfrazas de ropas, marcas, del último grito de la moda, o cuando te volves prestigio, importante por tener dinero pero, en el fondo, tu corazón no cree que seas digno de cariño, digno de amor. Y eso tu corazón lo intuye. La esperanza está amordazada por lo que te hacen creer. No te la dejan surgir. …Yo creo en Jesucristo. Él el que renueva continuamente la esperanza, es Él el que renueve continuamente mi mirada. Es Él el que el encanto de soñar, de disfrutar juntos. Es Él el que continuamente me invita a convertir el corazón. Sí, mis amigos, les digo esto porque en Jesús he encontrado a Aquel que es capaz de encender lo mejor de mí mismo. Y es de su mano que podemos hacer camino, es de su mano que una y otra vez podemos volver a empezar. …Cuando todo parezca pesado, cuando parezca que se nos viene el mundo encima, abracen su cruz, abrácenlo a Él y, por favor, nunca se suelten de su mano, por favor, nunca se aparten de Él, aunque los está llevando a mano arrastrándose. Y si se cae una vez, déjanse levantar por él.”.
VIDEO y CANCIÓN da doble click.
Esta es la letra de la canción:

Shadows settle on the place that you left.

Our minds are troubled by the emptiness.
Destroy the middle, it’s a waste of time.
From the perfect start to the finish line.
And if you’re still breathing, you’re the lucky ones.
‘Cause most of us are heaving through corrupted lungs.
Setting fire to our insides for fun
Collecting names of the lovers that went wrong
The lovers that went wrong.
We are the reckless,
We are the wild youth
Chasing visions of our futures
One day we’ll reveal the truth
That one will die before he gets there.
And if you’re still bleeding, you’re the lucky ones.
‘Cause most of our feelings, they are dead and they are gone.
We’re setting fire to our insides for fun.
Collecting pictures from the flood that wrecked our home,
It was a flood that wrecked this…
… and you caused it…
… and you caused it…
… and you caused it…
Well I’ve lost it all, I’m just a silhouette,
I’m a lifeless face that you’ll soon forget,
My eyes are damp from the words you left,
Ringing in my head, when you broke my chest.
Ringing in my head, when you broke my chest.
And if you’re in love, then you are the lucky one,
‘Cause most of us are bitter over someone.
Setting fire to our insides for fun,
To distract our hearts from ever missing them.
But I’m forever missing him.
And you caused it,
And you caused it,
And you caused it

Ene 16 16

Llamados al amor. Teología del cuerpo Juan Pablo II

por Amor Seguro, A.C.

Con este trabajo, traducido del original inglés (2009), tanto C. Anderson como José Granados, nos ofrecen una nueva y fructífera aproximación a la teología del cuerpo de Juan Pablo II. Como afirma Livio Melina en el prólogo, «para valorar adecuadamente el cuerpo hay que cultivar una mirada contemplativa capaz de percibir su misterio en relación con la persona y con su vocación al amor, que encuentra luz definitiva y plenitud en Cristo Resucitado» (p. XII).

Pues bien, esta mirada se articula principalmente gracias a las grandes catequesis de Juan Pablo II sobre el amor humano, poniéndolas en relación con la obra poética de Karol Wojtyla y la teología del amor de Benedicto XVI.

El propósito principal del libro es explicar la unión entre la experiencia humana del amor y la revelación cristiana. Porque el amor es el camino del hombre, y la misión de la Iglesia consiste en manifestar al mundo la verdad del amor. Sin embargo, se ha hablado y se habla tanto del amor que hemos perdido la esencia de su significado. ¿Qué es el amor? Y todavía más, ¿cuál es la relación entre amor y cristianismo?, ¿qué verdad sobre el amor nos revela la fe?.

La primera parte del libro, «El amor, revelado en el cuerpo», examina cómo se revela el amor, abre al hombre un camino y le invita a seguirlo. En la segunda, «La redención del corazón», se analizan las dificultades que salen al paso en el camino del amor, para encontrar la fuerza que las supera en el amor revelado por Cristo. Por último, la tercera parte, «La belleza del amor: el esplendor del cuerpo», afirma que el amor de Jesús permite amar como Él y, así, llevar a su meta el camino del hombre. Por esta senda, tanto en el matrimonio como en la virginidad, se llega a la plenitud final, la vida eterna en la carne resucitada. A la vez, esta esperanza permite construir la ciudad terrena según la civilización del amor.

Para comprender esta atmósfera de amor o «erósfera» –como dice Guitton– en la que se desarrolla la vida de la persona, el Dios Trinidad es Amor y la existencia humana es una llamada al amor, los autores penetran con hondura en la comprensión del don. El ser de cada persona es un don de Dios; consecuencia de esto, es que uno puede darse a otro. Además la metafísica del don exige que sea aceptado, pero la aceptación por el otro también implica una cierta donación. En este sentido, esta relación aúna el amor de Dios y el amor de las personas entre sí: podemos amar a la otra persona sobre la base del ser amados por Dios. Esta comprensión del don, dando un paso adelante, lleva a explicar el ser de la persona como amor filial (aceptación del don de la vida de Dios Padre) que se desarrolla y madura como amor esponsal (entrega y donación a otra persona). Toda esta realidad tiene su lugar de encuentro en el cuerpo, signo y expresión del ser personal.

En definitiva, podemos felicitar a los autores de este trabajo porque han sabido exponer el pensamiento de Juan Pablo II para ilustrar temas claves en la existencia humana y cristiana actual sobre el amor, la sexualidad y la familia como comunión con la Trinidad.

Pablo MARTI

Fuente www.unav.edu/publicaciones/revistas/index.php/scripta…/article/…/453

Carl A. ANDERSON y José GRANADOS

Llamados al amor. Teología del cuerpo en Juan Pablo II,

Burgos: Monte Carmelo, 2011, 198 pp., 15 x 21,

ISBN 978-84-8353-373-4.