Llamados al amor. Teología del cuerpo Juan Pablo II

por Amor Seguro, A.C. el Enero 16th, 2016

Con este trabajo, traducido del original inglés (2009), tanto C. Anderson como José Granados, nos ofrecen una nueva y fructífera aproximación a la teología del cuerpo de Juan Pablo II. Como afirma Livio Melina en el prólogo, «para valorar adecuadamente el cuerpo hay que cultivar una mirada contemplativa capaz de percibir su misterio en relación con la persona y con su vocación al amor, que encuentra luz definitiva y plenitud en Cristo Resucitado» (p. XII).

Pues bien, esta mirada se articula principalmente gracias a las grandes catequesis de Juan Pablo II sobre el amor humano, poniéndolas en relación con la obra poética de Karol Wojtyla y la teología del amor de Benedicto XVI.

El propósito principal del libro es explicar la unión entre la experiencia humana del amor y la revelación cristiana. Porque el amor es el camino del hombre, y la misión de la Iglesia consiste en manifestar al mundo la verdad del amor. Sin embargo, se ha hablado y se habla tanto del amor que hemos perdido la esencia de su significado. ¿Qué es el amor? Y todavía más, ¿cuál es la relación entre amor y cristianismo?, ¿qué verdad sobre el amor nos revela la fe?.

La primera parte del libro, «El amor, revelado en el cuerpo», examina cómo se revela el amor, abre al hombre un camino y le invita a seguirlo. En la segunda, «La redención del corazón», se analizan las dificultades que salen al paso en el camino del amor, para encontrar la fuerza que las supera en el amor revelado por Cristo. Por último, la tercera parte, «La belleza del amor: el esplendor del cuerpo», afirma que el amor de Jesús permite amar como Él y, así, llevar a su meta el camino del hombre. Por esta senda, tanto en el matrimonio como en la virginidad, se llega a la plenitud final, la vida eterna en la carne resucitada. A la vez, esta esperanza permite construir la ciudad terrena según la civilización del amor.

Para comprender esta atmósfera de amor o «erósfera» –como dice Guitton– en la que se desarrolla la vida de la persona, el Dios Trinidad es Amor y la existencia humana es una llamada al amor, los autores penetran con hondura en la comprensión del don. El ser de cada persona es un don de Dios; consecuencia de esto, es que uno puede darse a otro. Además la metafísica del don exige que sea aceptado, pero la aceptación por el otro también implica una cierta donación. En este sentido, esta relación aúna el amor de Dios y el amor de las personas entre sí: podemos amar a la otra persona sobre la base del ser amados por Dios. Esta comprensión del don, dando un paso adelante, lleva a explicar el ser de la persona como amor filial (aceptación del don de la vida de Dios Padre) que se desarrolla y madura como amor esponsal (entrega y donación a otra persona). Toda esta realidad tiene su lugar de encuentro en el cuerpo, signo y expresión del ser personal.

En definitiva, podemos felicitar a los autores de este trabajo porque han sabido exponer el pensamiento de Juan Pablo II para ilustrar temas claves en la existencia humana y cristiana actual sobre el amor, la sexualidad y la familia como comunión con la Trinidad.

Pablo MARTI

Fuente www.unav.edu/publicaciones/revistas/index.php/scripta…/article/…/453

Carl A. ANDERSON y José GRANADOS

Llamados al amor. Teología del cuerpo en Juan Pablo II,

Burgos: Monte Carmelo, 2011, 198 pp., 15 x 21,

ISBN 978-84-8353-373-4.

Sin comentarios

Deja un comentario

Nota: No publicaremos tu e-mail.

Suscribirme al feed de este comentario via RSS